Una “inesperada hamburguesería” en la Calle Fuencarral de Madrid. Su carácter freaky destaca en cada rincón del local, haciéndolo un lugar divertido y espontáneo para todos los públicos.